Si necesitas rentabilizar al máximo el tiempo en tu empresa, lo mejor es contratar una asesoría de empresas en Cádiz para que te oriente sobre todo lo necesario para deducir el IVA y puedas agilizar estos trámites.

En la gestión de este impuesto, tu empresa lo repercute, pero además, lo soporta en las facturas recibidas, que no siempre son deducibles.

Por eso, una buena decisión es contratar una asesoría de empresas en Cádiz, con la que, cada trimestre, pagues lo necesario o compenses lo que la ley te permite.

Ademas, es importante saber algunos de los errores más comunes: justificantes erróneos o presentados fuera de plazo, facturas que tienen algún defecto de forma o errores contables que no registraron de forma correcta el apunte en cuestión.

Para que sea deducible, debe cumplir una serie de requisitos. Primero, que sea un gasto relacionado con la actividad. Por ejemplo, si eres fontanero y tienes una furgoneta de trabajo, las facturas de gastos relacionados con el IVA deducible, siempre con ciertas limitaciones, serían las de carburante o mantenimiento.

Por otro lado, debe estar justificado, es decir, el proveedor esta obligado a emitir una factura que cumpla con todos los criterios fiscales. Por último, todo debe estar debidamente registrado en la contabilidad, en el libro diario y mayor, en caso de sociedades, o en el libro de facturas de autónomos.

Es habitual encontrar algunos problemas que te impiden deducir ese IVA. Esto quiere decir que en ese trimestre tendrás que pagar más o una cantidad menor a compensar. Una buena gestión del IVA deducible evita que pagues más o que compenses menos de lo que la ley te permite.

En Asesoría La Rosaleda tenemos en cuenta todos estos aspectos y, además, te avisamos en caso de irregularidades. Te ofrecemos un servicio personalizado para que te puedas dedicar de lleno a tu actividad.