Tras la constitución de sociedades en Cádiz, y ante la necesidad de contratación de personal, la empresa puede optar por ofrecer la posibilidad de firmar un contrato mercantil o un contrato laboral. Pero ¿cuáles son las principales diferencias entre ambos?

En ambos se deben redactar las cláusulas del citado contrato, donde se especifiquen todos los detalles, como la duración del mismo, la forma de pago, las obligaciones de cada una de las partes, y todo lo que conlleva la constitución de sociedades en Cádiz.

Cuando se trata de formalizar un contrato mercantil, la empresa debe ser consciente de los trámites que serán necesarios. Para ello, lo primero que se debe hacer es redactar el acuerdo correspondiente entre ambas partes, que estará en consonancia con la normativa al respecto, y donde se recojan varios aspectos obligatorios:

- La capacidad de las partes para ejecutar los servicios.

- El consentimiento mutuo para realizar las labores acordadas.

- El objeto o fin comercial por el que se formaliza el contrato.

Hay que tener en cuenta las diferencias que existen entre un contrato mercantil y un contrato laboral antes de hacerlo efectivo. En un contrato laboral, la empresa tiene obligación de pagar IRPF y cotizar en la Seguridad Social por la persona contratada, mientras que en un contrato mercantil, es el autónomo el que hará frente a estas obligaciones. Igualmente, el trabajador sujeto a contrato mercantil debe ser consciente de que, al no tratarse de un empleado perteneciente a la plantilla de la empresa, no puede obtener otros beneficios, como puede ser baja laboral, vacaciones, indemnizaciones o finiquito por despido, etc.

En Asesoría La Rosaleda estamos a tu disposición para asesorarte con respecto a una fórmula u otra, siempre con la ayuda de nuestros expertos, al igual que para la redacción de los contratos correspondientes o para realizar los trámites necesarios en cada caso.